viernes, 5 de agosto de 2016

VAGANCIA Y OTROS PECADOS CAPITALES

Ehhm... ¿hola? *le tiran piedras por haber tardado Dios y ayuda en escribir algo*.

Buenas xD. Agradezco vuestra paciencia por soportarme a pesar de ser... yo. 

Aprovecho para decir que la razón por la que no he publicado nada durante todo este tiempo no es ni falta del mismo, ni dudas existenciales (esas siempre los hay) ni ninguna cosa grave. Por lo menos, seré sincera y diré que ha sido pura vagancia. Seh, me merezco que me maten. Seh, lo sé.

Pero bueno, qué se le va a hacer si soy una vaga en potencia, no tengo mucho remedio. Últimamente me ha dado por escuchar mucha música y leer BL y eso ocupa a cualquiera, así que he estado en mi mundo durante todos estos días. Lo que hace tener vacaciones... habrá que aprovechar, que si no luego me quejo xD

En fin. Aprovecho esta no-excusa barata para hablar d los pecados capitales. Porque sí, porque me apetece y estoy en mi derecho. Dejémonos de cháchara y a hablar. Alerta: mención de temas adultos, no recomendado para personas de una edad MUY temprana y para aquellos que desean evadirse de la realidad y vivir en la ignorancia. Habéis sido advertidos.



Centrémonos primero en el concepto. Los pecados capitales (7, aunque pocos me parecen a mí) son los vicios en los que el ser humano pede caer. O eso dice el cristianismo, aunque como yo soy atea me da igual. 

Son conocidos como:

1. Lujuria, o el deseo sexual irrefrenable. Esto es conocido hoy en día como adicción a las relaciones sexuales o compulsión sexual. Esto incluye adulterios y violaciones. La RAE también piensa que la lujuria se refiere a exceso o demasía en algunas cosas que ni se digna a decirnos. Ahora mismo se me ocurren un par de ejemplos, y no, no me refiero a los conejos. Lo contrario a castidad (que no abstinencia sexual).

2. Pereza, definida como incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo. En la actualidad, lo utilizamos como excusa para no hacer muchas cosas y dedicarnos a una vía parasitaria, donde nuestras funciones se ven llevadas a los límites básicos por las pocas ansias y la falta de determinación (inserte chiste de Undertale aquí). En pocas palabras, no hacer nada por falta de ganas. Lo contrario a esto sería la diligencia.

3. Gula, actalmente definida como consumo excesivo de la comida y bebida. El abuso de las substancias, drogas y borracheras van incluídas en el lote. Yo lo consideraría más como un exceso o ansia. Se supone que va aferrada a la glotonería, pero eso no razona que se discrimine a la gente con sobrepeso u otros problemas de salud. Y qué demonios, que cada uno se coma lo que quiere. La contrarresta la templanza.

4. Ira, odio y enfado irracional e incontrolable. Como cuando mi profesora de física y química descubre que ni Dios ha hecho los deberes (¿peroza, tal vez?). Es el pecado de los malotes que huyen de la verdad y se salen del orden jurídico para hacer su propia justicia basada en venganza. Hoy en día incluye la intolerancia por razones insustanciales de raza o religión llevada a la discriminación. En el lote se vende también homicidio, asalto y genocidio. Barato, barato. Sería lo contrario a la paciencia.

5. Envidia, o el pecado de la hipocresía por naturaleza. Creo que todos sabemos lo que es, pero bueno. Dante se refiere a ella como "amor por los bienes propios pervertido al deseo de privar a otros de los suyos". O esa que hace que hace que la gente se ría de los demás con mala uva hasta llegar al bullying. A esos me los cargo. La caridad es la ausencia de envidia. 

6. Avaricia, o el deseo de tener toda la riqueza del universo en sus manos (o en un palacete, porque en las manos no me parece que entre). En el mismo saco y por el nombre del dinero entran deslealtad, traición deliberada, soborno, robo y asalto, engaños y manipulación de la autoridad. Así, a lo pro. Lo opuesto es la generosidad.

7. Orgullo, soberbia o como lo llaméis. Es una sobrevaloración de uno mismo ante el resto de mundo. es también conocida como altivez, arrogancia, vanidad... Las personas que pecan de orgullosas tienen problemas para admitir que se equivocan, que necesitan ayuda, que quieren a alguien... Estilo tsundere a lo chungo rozando el límite de lo irracional. Y la humildad es lo contrario.

Ahora que hemos dejado esto claro, os voy a hablar de arte.

Personalmente, me parecen más atrayentes las obras que dictan pecados que las que dictan virtudes (mencionadas al final de cada explicación). Me gusta más ver las imperfecciones que nos hacen únicos ante nada. Y yo creo que a la hora de crear un personaje cualquiera es más interesante atribuirle algo de esto. De momento he podido conocer varios mangas que hablan sobre esto como Nanatsu no Taizai, Trinity Seven... Cosas así.

Si yo hiciera una historia sobre esto (y está dentro de mis planes hacerla) creo que me enamoraría de todas y cada una de las representaciones de los pecados, por muy pecadores que fueran. Serían personajes bastante reales y para entenderlos es necesario hablar de su pasado. Quiero hablar sobre las personas que que he conocido a fondo y en mayor o menor medida han caído en alguno de estos pecados.

Empiezo por "LUJURIA". Una persona que estuvo reprimida por mucho tiempo ante sus instintos. Todos a su alrededor tenían experiencias, y ella ninguna. Había escuchado decir que era "mala idea", que debía comportarse como una señorita... Y allí estaba ella, viendo como el resto del mundo era feliz y ella no porque no hacía lo mismo que los demás. Quería sentirse en el grupo, para ella eso era una especie de autosatisfacción. Pero sus gustos eran diferentes, y temía que eso lo fastidiara todo. Pero un día vio una oportunidad y la aprovechó. Perdió el miedo y se le fue de las manos. Lujuria era una persona reprimida, preocupada por la opinión del grupo mayoritario, muy influenciable.

"PEREZA", en cambio, vivía un estrés continuo. Tenía la costumbre de darlo todo al cien por cien, de cumplir la expectativas. Siempre a más, siempre a más. Mejora tras mejora. Pero de mejora tenía poco. Lo hacía todo, y obtenía más bien poco. Y el día en que las expectativas se pusieron en su contra no pudo cumplir con ellas. Nunca le había pasado, se sentía inferior de lo que era. Todas las quejas le afectaban, todas ellas. Se derrumbó. Con el tiempo se construyó una coraza de indiferencia. Iba por su camino y hacía el menor esfuerzo posible para seguir el camino. Pereza no era más que alguien que se había cansado de vivir con tanto peso en sus hombros, una persona que estuvo en lo más alto para caer en picado.

"GULA" vivía en una sociedad estricta. En su familia la apariencia era algo obsesivamente tomada en cuenta. Para ello, tenía que cuidar su aspecto continuamente. Dietas, maquillaje, productos de belleza... Siempre guapa y perfecta. Fue eso lo que rompió aquella estructura de la familia perfecta. Su hermana cogió toda la atención, ella poco importaba... Por mucho que hiciera ni se dignaban a admirarla. Y se cansó de vivir de una manera tan superficial. Nadie se fijaba en ella, nadie se preocupaba por las pintas que llevaba... Y empezó a hacer lo que quiso hasta un punto enfermizo. Había tenido hambre por mucho tiempo. Gula era alguien que siempre había estado bajo la presión de sus seres queridos y cuando estos le dieron la espalda cayó su cáscara de superficialidad.

"IRA" fue una persona muy sufrida. Fue adoptada por personas muy buenas con ella y consiguió muy buena compañía. Todo era muy bonito, ella se sentía feliz... Las cosas cambiaron. Empezó a tener problemas fuera de casa. Su cuerpo hacía lo que quería, funcionaba como quería y sus compañeros empezaron a meterse con ella. Era como una esponja, absorbía, absorbía hasta que el peso de toda esa porquería la hizo reaccionar y la exprimió sobre todo aquel que la había molestado. Se volvió agresiva. Ira tenía miedo al rechazo, era buena persona, pero cruzaron su límite y no pudo soportar nada más, empezó a dejarse llevar por los impulsos.

"ENVIDIA" tuvo los peores padres que podría haber tenido. La manejaban a su gusto, y ella les daba la razón y se dejaba engatusar. porque tenía miedo. Llegó a un nuevo pueblo y enseguida hizo amigas, era alegre y simpática. Un día vio como su mejor amiga, aquella por la que había dado todo, se había ido con otra persona y se frustró por completo. Sus padres le dijeron que fue una traición, quizá lo fuera, y ella se lo creyó. Asqueada y llevada por el momento, quiso arrebatarle todo lo que tenía. Lo necesitaba, tendría que compensárselo. Lo quería todo, ella se lo merecía más que aquella traidora. Se lo robó después de tantas ansias. Envidia era una joven que se dejaba controlar, miedosa, que llevó su cobardía a la venganza más rastrera que pudo haber llevado a cabo porque no conocía otra manera.

"AVARICIA" era bastante extravagante. Eso le hizo hacer compañía pronto, no le supuso ningún problema. A todo el mundo le caía bien, y ella era muy sociable y directa. Y por alguna razón demasiado generosa. Hacía favores a todo el mundo, apenas se preocupaba por sí misma y una tenía tiempo para hacer lo que a ella le gustaba. Empezó a parecerse a la sirvienta de todos. Le costó darse cuenta, pero lo hizo. No fue un cambio drástico, en absoluto, pero lo suficiente como para que algunas personas se dieran cuenta. Lo que parecían sonrisas no era más que desprecio. Allí empezó el ansia de manipulación para volver las cosas a su favor. Avaricia era inteligente pero bastante inocente ante la opresión y esclavitud indirecta, y eso acabó por cambiar.

"ORGULLO" era, sin duda, una persona muy introvertida. No simpatizaba por su cuenta pero tenía un gran corazón. Fue un gran apoyo para aquellos que la conocían, y no se andaba con rodeos ante la objetividad. Pero aquellas personas con las que se llevaba bien vivían lejos, y las personas que la rodeaban no hacían más que marginarla. Se enfrentó a ellas, y aprendió a responder. Empezó a actuar con cierta superioridad para evadir a personas como esas, y abrirse se volvió muy difícil en su vida. Sentía desprecio por aquellos que se dejaban llevar por los prejuicios y las apariencias, empezó a ser una persona apática y fría. -hoy todavía le cuesta aceptar sus propios sentimientos, y odia tiene que demostrarlos. Orgullo había pasado demasiado tiempo en soledad.

Creo que a estas alturas os habréis dado cuenta ya. Los pecadores nacen de restringidos que se cansaron de sus virtudes. O por lo menos así lo veo yo. Pero cada persona es un mundo y me gustaría saber qué es lo que pensáis vosotros, y estoy abierta a historias que conozcáis.

Un saludo y nos leemos ^^

P.D. Me ha salido una entrada MUY larga, si la habéis leído al completo os lo agradezco.

1 comentario:

  1. Pues, estoy de acuerdo contigo y siempre es un placer leer estas entradas. De hecho, en la televisión y la literatura se han cansado de personificar a los pecados y a veces, con tanta originalidad que sólo se llaman pecados —como en Charmed o Supernatural, donde aparecen como personas que van esparciendo su vicio—. Seven es una película que trata de ello y hay un libro de Savater que lo puedes encontrar por el mismo nombre 'Los siete pecados capitales'. Y si no me equivoco, hasta hay una telenovela con los siete pecados xD

    Hay para todos los gustos xD

    ¡Un abrazo!

    Bye!

    ResponderEliminar

Cada vez que visitas este blog y no comentas, un unicornio rosa alado muere. ¡Contribuye en la protección de unicornios!